viernes, 8 de febrero de 2013

*eL aMiGo Y eL HiPóCRiTa


En la sociedad moderna los amigos pasan mucho tiempo en contacto. Ya sea física o virtualmente. Su influencia es más fuerte que en el pasado, cuando la comunicación era más difícil.

Un consejo de un amigo puede influir más que el que se recibe de un padre o de un educador. Por lo cual es importante saber escoger los amigos.

Hablar de los malos amigos es como hablar de demonios, porque es la peor maldición que te puede caer. En cosas de segundos te traicionan. Su perversidad es tan cruel que disfrutan con meterte el puñal en tus entrañas, y tú, ni cuenta te das.

El amigo o amiga fiel no tiene precio, no hay peso que mida su valor. Las personas que gozan de buenas amistades suelen sentirse más satisfechas, más eficaces y mejores.

El buen amigo y amiga no te abandona en las dificultades, no te traiciona; nunca habla mal de ti ni permite que ausente, seas criticado/a, porque sale en tu defensa.

Amistad es sinceridad, confianza, compartir penas y alegrías, animar, consolar, ayudar con el ejemplo.

Quiero ligar lo anterior con la “ hipocresía ”, una palabra que siempre nos resulta detestable y que encierra mucho dolor para quien recibe tales sentimientos de quienes no son sinceros y engañan. Y lo peor de todo, la hipocresía es un mal muy común.

Cómo darse cuenta que estamos frente a una persona hipócrita:

Veamos su descripción: jamás te dice las cosas de frente; te dice que te quiere y es lo contrario; son personas amargadas, resentidas y acomplejadas; no soportan que seas mejor que él y nunca se alegran de tus logros; suelen ser carismáticos y pueden dar la imagen de ser amables; hablan a tus espaldas y envenenan a otras personas en relación a ti; cuando están contigo eres lo mejor, todo es halago; jamás acepta que se ha equivocado, fuiste tú; siempre tratará de hacerte daño; no acepta que otras personas triunfen, y si lo has hecho “ algo hiciste para que fuese así ”.

Ser amigo de un hipócrita solo te hará mal, porque no logran su paz interior, demasiado rencor tienen en su corazón; son incapaces de amar; siempre vive y muere mirando cómo dañar a quienes les rodean; si les atrapas en una mentira siempre tienen una excusa o historia para explicarlo, aunque sea algo sin sentido suelen tener bastante imaginación; son rápidos a la hora de señalar errores en los demás, y no acostumbran tomar responsabilidad de sus propios errores; hacen algo enorme de cualquier cosita, necesitan hablar mucho, y hablando mal de otros y alabanzas para ellos y de la persona con la que están en ese momento. Intentan dar una buena impresión, aunque sea atropellando a otros. Un hipócrita con poder es mortal.





No intentes cambiar sus actitudes intensas y demoledoras. Es parte de su personalidad. Son personas muy sufridas y ese sufrimiento que llevan a cuestas lo alivian haciéndote la vida de cuadritos.


A los malos amigos y a los hipócritas los encuentras en todas partes entre esposos, hermanos, compañeros de trabajo, copartidarios de un colectivo político, en tu círculo de amistades; en fin, no te contamines de su mala vibra.


FUENTE: http://www.laestrella.com.pa/online/impreso/2009/11/01/el-amigo-y-el-hipocrita.asp

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMPARTE EN REDES SOCIALES