sábado, 5 de abril de 2014

*aLeRGiaS ReSPîRaToRiaS



Autor:

Alergias. El polen, los ácaros, el polvo...son agentes que provocan una reacción alérgica en muchas personas. Sigue estos consejos para aliviar los síntomas y apúntate a los antihistamínicos naturales.

Los alérgenos como el polen, polvo, mohos, ácaros, sustancias químicas, pelos de gato ...son causantes de muchas reacciones alérgicas. La rinitis alérgica presenta estos síntomas comunes: estornudos, picor de garganta, congestión nasal, ojos rojos y lagrimeo. Además, pueden provocar dificultad para respirar, silbidos en los bronquios, opresión en el pecho y asma.
La alergia se hereda, si existe factor genético en la familia existe entre un 25-75% más de posibilidades de padecerla. La alergia al polen afecta a un 20% de la población aunque esta cifra va en aumento y se da cada vez más en niños y veinteañeros. Durante los primeros años de vida el contacto con bacterias y virus ayuda a madurar nuestro sistema inmunológico haciéndonos más fuertes frente a futuras alergias, sin embargo, al mejorarse las condiciones de higiene se han reducido los gérmenes y estamos menos preparados. Otras causas que influyen son el contacto con sustancias químicas y el uso de medicamentos ante gripes y resfriados como antibióticos y antipiréticos.
Consejos para personas alérgicas
  • En casa. Ventila bien la casa a primera hora de la mañana y cierra las ventanas, también mientras duermes. Pasa la aspiradora por suelos y alfombras para quitar pelos, polvo y ácaros. Pulveriza con agua la casa y la habitación antes de ir a dormir para mantener la humedad ambiental óptima. Para reducir las partículas del ambiente son útiles los aparatos de aire acondicionado y los purificadores de aire.
  • Cuidado de la ropa. Lava las sábanas y fundas de almohada una vez por semana en agua caliente con detergente sin perfume y cubre los colchones con plástico anti-alérgenos. Seca la ropa en la secadora dentro de casa, porque al aire libre se sobreexpone al polen.
  • En el coche. Viaja con las ventanillas cerradas utilizar un filtro "anti-polen".
  • Al aire libre. La lluvia y el viento remueven el polen, si eres muy alérgico evita salir en esos momentos. Cuidado con la montaña y el campo tienen una concentración 10 veces superior a la ciudad. Las zonas  marítimas son el mejor destino de viaje del alérgico.
  • En la ciudad. La contaminación altera los granos de polen y partículas del ambiente convirtiéndolas en amenaza para nuestro organismo. Huye de las zonas de tráfico transitado por el humo de los coches y de las horas del día de mayor polinización, antes de salir consulta los niveles de concentración de polen en el ambiente (se considera alta por encima de los 5.000). Evita las corrrientes de aire frío, los cambios bruscos de temperatura y los espacios con humo.
Tratamiento para las alergias
  • Limpieza nasal. Para limpiar el polen que se queda en las fosas prepara una solución templada y algo salina para aliviar la irritación.
  • Dieta. Evita la miel y sus derivados porque contienen polen. No tomes excesivas proteínas porque incrementan la reactividad de nuestro sistema inmune. Apúntate a alimentos con efecto antiinflamatorio como los que contienen omega-3 y para las mucosas, alimentos ricos en vitamina A (rojos y amarillos). Para relajar los bronquios puedes tomar complementos de calcio, vitamina B y magnesio.
  • Acupuntura. 3 semanas antes de la temporada de primavera se puede hacer un tratamiento de acupuntura de 8-12 sesiones. La medicina china relaciona la alergia con el sistema bazo-páncreas.
  • Balnearios. Hay centros que cuentan con tratamientos específicos para las alergias respiratorias con masajes y técnicas con constrastes de temperatura como saunas y baños que regulan nuestro sistema interno y suaviza la reacción inmunológica a los alérgenos. Además, el contacto con elementos del agua como sal, magnesio, yodo...mejoran las mucosas respiratorias.
  • Plantas anti-alérgicas. La raíz de regaliz y la ortiga alivian los síntomas de la alergia. Antes y durante la época de polinización combínalos con antihistamínicos naturales como suplementos de quercitina, rutina o hesperidina. Las perlas de ajo, el té rooibos o una infusión broncodilatadora de tomillo, marrubio y hiedra también ayudan.
  • Remedios homeopáticos. Si eres alérgico al polen que no falte en tu botiquín: apis (inflamación en garganta y ojos), arsenicum (tos, fríos, dificultad respiratorio), sulphur (mucosidad con el sol), nux vomica (mayor alergia dentro de casa), pulsatilla (mucosidad en el día, congestión por la noche), natrum muriaticum (ataques de alergia constantes en primavera) o allium cepa (lagrimeo, picor de nariz, mucosidad).
  • Inmunoterapia. Consiste en administrar dosis muy pequeñas de la sustancia a la que es alérgico. Desde la primera sesión se consigue un alivio considerable de la alergia. Por ejemplo, para curar la alergia al polen de las gramíneas existen pastillas eficaces (Grazax) con extracto de polen para tomar a diario durante 3 años hasta que el sistema inmunológico no rechace al alérgeno.

Más info: http://www.hogarutil.com/salud/salud-familiar/prevencion-cuidados/201103/alergias-respiratorias-7767.html#ixzz2xjnFPKxs

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMPARTE EN REDES SOCIALES