sábado, 12 de enero de 2013

*¿PoR Qué CReeMoS eN eL PRíNCiPe aZuL?



Seguro que más de una vez hemos escuchado decir a las mujeres que el hombre ideal para mi tiene que ser perfecto, un príncipe. De hecho, muchas veces nos empeñamos en buscar a una persona que sea perfecta y que nos cuide por el resto de nuestros días. Eso es un error.





Esta expectativa de creer en el príncipe azul es consecuencia de nuestra propia cultura, de los cuentos infantiles de amor que tanta ternura y admiración nos despertaban cuando éramos pequeñas, y de la influencia de otras personas en la creación de conceptos.

La perfección no existe y se trata de encontrar a una persona que tenga afinidad contigo, con sus defectos incluidos y que complemente tu vida pese a los aspectos negativos. Al final, las personas que valen la pena en nuestra vida son aquéllas que te aceptan tal y como eres.

La creencia en los príncipes azules deriva en parte de los cuentos infantiles de hadas en donde los hombres son románticos, y darían toda su vida por conquistar a una mujer. Esta información entra en nuestro subconsciente y nos hace pensar que es realidad.

Esto no quiere decir que no existan hombres románticos, pero hay que tener en cuenta que la relación no puede basarse en buscar la perfección en la otra persona. Nadie es perfecto y para que la relación funcione hay que basarse en la realidad y en crear una dinámica conjunta.

La familia y los amigos también han podido incrementar la creencia de que existen príncipes azules. Los conceptos del hombre de tu vida, el amor perfecto y encontrar a la persona diez hacen creer que la meta única de nuestra existencia sea encontrar un hombre que nos haga muy felices para siempre. Pero esto se aleja de la realidad, la felicidad depende de nosotras mismas y no tiene sentido dejarle esta responsabilidad a un hombre.


 
Fuente:
Cosas de Mujer
www.cosasdemujer.com
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMPARTE EN REDES SOCIALES