martes, 18 de septiembre de 2012

*iNGReDieNTeS De uNa BueNa ReLaCióN



Hay dos ingredientes básicos que son indispensables: respeto y confianza.
 
En revistas, programas televisivos y de radio, se sugiere una variedad infinita de opciones para estimular el amor, para encender pasiones y mantener una buena relación.
Más allá de esto, ¿qué es lo que hace que una pareja se mantenga unida? ¿Existe alguna fórmula mágica para evitar que la rutina se imponga al amor, que impida que la pasión se desvanezca en el día a día?

Personalmente considero que hay dos ingredientes básicos que son indispensables: respeto y confianza. Es muy fácil sugerirlo; sin embargo, es un ejercicio constante, un esfuerzo que demanda la participación equitativa de la pareja.

Respeto por ti misma, respeto por la otra persona: respetar lo que eres, tu pasado, tus habilidades, carencias, necesidades; ser consciente que, al igual que tú, la otra persona tiene también una historia de vida que nada podrá borrar y que, mejor aún, la ha convertido en ese ser tan especial que te resultó atractivo.

Respetar tu espacio y el de tu pareja, aquel donde las actividades de ambos no necesariamente coinciden, pero que tampoco se interponen en la vida de pareja… y que, aunque tú no estés presente en ellos, ningún peligro corre la relación, gracias al segundo ingrediente básico: la confianza.

Dicen por ahí que lo bueno no se oculta: si la confianza está presente en la convivencia de la pareja, será difícil que se hagan cosas buenas que parezcan malas…

“Amor no es mirarse el uno al otro, sino mirar los dos en la misma dirección” (Antoine de Saint-Exupéry); y se mira a la misma dirección cuando gracias al respeto y confianza mutuos, la comunicación fluye, permitiendo coincidencias que construyen, día a día, una relación que a sí misma se alimenta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMPARTE EN REDES SOCIALES