miércoles, 30 de mayo de 2012

¿PoR Qué NoS CueSTa TaNTo aMaR?

"Cuando verdaderamente me busques, me encontrarás".                                                                                                        Kabir

Todos queremos amor. Pero cuando lo encontramos, nos asustamos y comenzamos a huir en dirección contraria. Por un lado, buscamos amor, una relación duradera; por otro, nos sentimos aliviados cuando la persona que nos interesa se aleja. Parece que las relaciones afectivas son siempre difíciles. Parecen difíciles de encontrar, de mantener y de disfrutar. Sin embargo, la verdad de este asunto es que no existe ningún problema inherente a las relaciones emocionales. Nunca escasean. El amor nunca falta. Es una condición natural. Entonces, ¿por qué nos cuesta tanto amar?

La respuesta más común a esta pregunta es que queremos encontrar a la persona perfecta. Siempre hay algo malo en la gente que conocemos. No hemos encontrado aún a la persona "adecuada", la que pueda hacernos felices de verdad. O, si la encontramos, esa persona nos deja y nadie tomará su lugar jamás.

Llegados a este punto, aún creemos que otra persona puede hacernos felices. Pero analicemos nuestros sueños por un momento; tomémonos unos instantes para ver con claridad quién es esta persona perfecta para usted. Siéntese y escriba una descripción de cómo imagina a su pareja perfecta. Sueñe despierto. Apunte todas las cualidades que esa persona debería poseer.

Ahora, escriba un párrafo describiendo cómo debería ser usted para conseguir a esa persona (la imaginación es muy poderosa). Mientras esté haciendo este ejercicio, posiblemente eche a reír. Puede haber disparatadas discrepancias entre la forma en que usted se ve a sí mismo y la forma en que cree que debería ser para atraer a la persona de sus sueños.

¿Qué más puede descubrir? Puede descubrir que, después de todo, usted no quiere realmente una persona perfecta. Él o ella podrían ser un tipo de ideal de su propio ego (alguien en quien usted estaría construyendo su propia imagen). Esta actitud se basa en la falta de aceptación de uno mismo y de quien uno es. Cuando usamos a otra persona para construir nuestra imagen ideal, esta relación estará basada en el miedo. El amor nunca puede tener cimientos irreales. Si no nos sentimos bien con nosotros mismos, ¿es tan raro que no queramos ver aparecer a la persona perfecta por nuestra puerta?

 Hay muchas maneras de alejar al amor. Algunos se involucran constantemente con personas difíciles. Así se aseguran que serán rechazados o que rechazarán al otro. El rechazo puede ser más cómodo y familiar que la experiencia del amor. Considere estas ideas en profundidad. Descubra qué hay dentro de usted que quiere alejar al amor.

No podemos estar abiertos a las relaciones amorosas hasta que seamos capaces de librarnos del miedo y el deseo de rechazo. Cuando consigamos controlar este patrón de conducta, se abrirán muchas puertas en nuestra vida. Cuando ésto suceda, comprenderá que el amor es libre, que fluye por todas partes, que llega a todos, sin importar sus cualidades. El amor no tiene nada que ver con las imágenes o las fantasías de cómo "debería ser" el otro o cómo "deberíamos ser" nosotros.

Cada persona es la persona perfecta tal y como es. Cuando usted comience a descubrir la belleza en cada persona, entonces la adecuada para usted llamará a su puerta.

Comience hoy. Mire a su alrededor un momento. Observe qué persona es importante en su vida. Mire a esta persona. ¿Tiene ganas de amarla? ¿de verdad? ¿Qué ocurriría si esa persona también quisiera amarlo a usted? Cualquier cosa que no podamos amar o aceptar en otros, son el espejo de algo que no podemos amar o aceptar en nosotros mismos. Sólo lleva un momento decidir cambiar esa situación. Inténtelo por un minuto. Experimente lo bien que se siente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMPARTE EN REDES SOCIALES