viernes, 11 de mayo de 2012

eL MieDo Te aLeJa DeL VeRDaDeRo aMoR

El verdadero amor, esa clase de amor que por tanto tiempo has soñado tener y disfrutar es, a la vez, una de las cosas que más temes.

Tal vez te sorprenderá saber que tienes miedo al amor, pero así es.

El miedo es una reacción ante algo que percibimos como amenazante.  Tú dirás que el amor, ése sentimiento tan bello y humano, no puede ser amenazante, pero para ti lo es.



Sigue leyendo y comprende por qué el verdadero amor es amenazante para ti.

El amor es generoso, es abierto, es incondicional, no discrimina, entrega, da, exige y habla con la verdad del corazón.

Todas estas características suenan muy bonitas y nobles; estás de acuerdo con ellas, sin embargo, son características que tú misma no estás dispuesta a desarrollar en ti.

Ser generosa implica no sólo entregar lo que en un momento de euforia, te den ganas de entregar.  Ser generosa incluye entregar aquello que te es más preciado o que valoras más: tu tiempo, tu ser, tus conocimientos, tu paciencia, tu energía física, tu apoyo, tu compañía, tu solidaridad, tu amor.

¿Estás dispuesta a entregar todo eso?, ¿Por qué no?, ¿Qué es lo que te cuesta de dar?…

El verdadero amor es abierto, no se reserva nada, por pequeño o grande, por insignificante o valioso.
¿Eres tú como un libro al que se puede leer abiertamente?, ¿Qué es lo que escondes?, ¿Qué es lo que temes que el otro descubra?.

No te estoy pidiendo que seas absolutamente sin reservas ni que pases por encima de tus propios límites o de tu vida privada.

Se trata de comenzar a tener una actitud de apertura hacia la vida, hacia lo que te sucede, hacia ti misma y, por supuesto, hacia las personas que te rodean y aquellas que se te cruzan en el camino.

A muchas has rechazado en el pasado y nunca sabrás de lo que te habrás perdido.  Ahora, en el presente, permítete ser abierta con las que lleguen.  En una de esas puedes hallar un tesoro y, por qué no, tu príncipe azul.




El verdadero amor es exigente.  Sí, ¡Exige!.  Y ¿Qué es lo que exige? dedicación, entrega, amor.
Es muy fácil caer en la tentación de exigir a los demás, sin embargo, ése mismo nivel de exigencia no lo tenemos con nosotros mismos y, nos “pasamos” muchas cosas aún sabiendo que son realmente importantes.

Tú quieres gozar de un amor de calidad, pues bien, comienza por elevar tus propios estándares en cuanto al amor que sientes y la manera como lo expresas.

Finalmente, el verdadero amor, habla con la verdad.  Con aquella verdad nacida del corazón.  Aquella verdad que fluye tan natural que no la puedes contener ni disimular.

¿Tienes miedo a hablar con la verdad?, ¿Con tú verdad?, ¿Por qué?, ¿A qué le tienes miedo, de tu propia verdad?, ¿Aún no la has enfrentado plenamente hasta descubrir qué es lo que esconde?.

Te invito, de todo corazón, que vuelvas a leer éste artículo y, a medida que avanzas, vayas contestando las preguntas que te hago.  No te imaginas todo lo que vas a descubrir, si lo haces a consciencia.

Una vez termines, déjame tus comentarios aquí abajo, escribiendo todo aquello que haya salido de tu corazón.

Tú tienes toda la fortaleza necesaria para enfrentarte a ti misma y vencer el miedo que, en el fondo sientes, hacia el verdadero amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMPARTE EN REDES SOCIALES