viernes, 28 de junio de 2013

*CóMo VoLVeR a CoNFiaR



Una vez que nos han traicionado, es muy difícil que nos permitamos volver a confiar en alguien. Aunque si caemos en esta actitud de estar a la defensiva, también sufrimos, ya que creamos una muralla emocional tan gigantesca que nos aleja de volver a sentir y entregarnos.

Simplemente no es justo que dejemos de confiar en alguien más por lo que nos ha sucedido en el pasado. La confianza en realidad es un hermoso regalo que todos poseemos, es nuestra habilidad para creer que las cosas van a suceder como queremos o mejor, que nuestro vínculo tiene posibilidades.

Al confiar en otras personas tenemos fé en ellas, confiamos en que las decisiones que tomen van a ser respetuosas, amorosas y que esa persona va a cuidarnos en el amplio sentido de la palabra. Queremos que nos amen con honestidad. Cuando confiamos en nosotros confiamos en nuestras capacidades, nuestras decisiones. Nos amamos, nos tomamos en cuenta y sobre todo nos respetamos en nuestras necesidades, sin pasar a nadie por encima. Para conducirnos en la vida, lo hacemos sobre la base de valores firmes e integridad.

En esos momentos muy tristes cuando somos traicionados, tendemos a culparnos, “nunca debí haber confiado en esta persona, cómo pude haberme equivocado tanto, fue todo una gran pérdida de tiempo” La realidad es que nuestra naturaleza es muy amable en ese sentido, nosotros nacemos creyendo en el otro, la desconfianza es algo que vamos aprendiendo con el tiempo. No hay nada de malo en ser prudente, pero la desconfianza absoluta, el creer que ya nos van a traicionar de antemano, solamente hace que encasillemos a los demás y quizás nos perdamos de una excelente oportunidad para simplemente ser feliz junto a alguien más.

Nosotros somos seres completos, los demás agregan alegría a nuestra vida y está comprobado que tener vínculos positivos nos hacen sentir muy bien. Pero nadie puede darte amor sino sabes amarte a ti primero y tampoco nadie puede quitarte nada que ya poseas a nivel emocional, si te han traicionado no eres menos, no tienen derecho a quitarte tu alegría ni tu habilidad para confiar. Si alguien no actúa de acuerdo a tus expectativas no quiere decir que seas un tonto ingenuo, podemos sobrevivir a la decepción, en todo caso, las malas experiencias que tenemos con los demás se pueden convertir en experiencias de aprendizaje. No tenemos que culparnos por haber confiado en alguien que no estuvo a la altura de la situación, en realidad tendríamos que sentir pena por alguien que no sabe compartir saludablemente un vínculo e intentar dejar ir a esta persona de nuestra vida, si ya ha demostrado que no hay oportunidad de cambio genuina.

La confianza es vital para cualquier relación, no podemos vincularnos con los demás desde la premisa de que nos van a traicionar. No es justo que una persona que aparece en nuestra vida por primera vez, deba pagar las consecuencias de nuestros monstruos del pasado. Ya con nuestra sabiduría encima, intentando ser lo más objetivos posibles, podemos evaluar con más facilidad las intenciones de los demás. Cuidémonos, pero no desde la paranoia total. Tal vez esta nueva persona pueda sorprendernos si tan sólo se lo permitimos. 

Aprendamos a reconocer a las personas confiables. Seamos observadores, pensemos cómo esa persona trata a los demás, pensemos si su manera de ser cambia cuando está en público. Al comenzar un nuevo vínculo en cualquier ámbito, tenemos que ser cuidadosos y no entregarnos 100% de inmediato, vayamos evaluando el terreno con cautela. Compartiremos detalles sin importancia de nuestra vida y esperaremos a ver cómo reacciona, ¿es alguien que le gusta repartir chismes, ha respetado nuestra privacidad? Si en pequeñas cosas ya hay una falta de respeto, seguramente con situaciones más importantes la traición estará presente. 

Si nos han traicionado y estamos convencidos de que nos va a volver a suceder, seguramente vamos a tener razón. Estaremos tan alertas que cualquier señal inocente denunciará “una traición”, vamos a ver lo que queremos ver. Estas actitudes van a agotarnos y también a la otra persona, que quizás por despecho termine comportándose de la manera que tanto temíamos.
Nosotros nos merecemos buenas relaciones, personas en quienes podamos confiar plenamente, tenemos que saber que merecemos lo mejor. Si somos honestos esperemos lo mismo de nuestros vínculos.

Jamás podremos controlar las acciones de los demás, pero sí podemos controlar cómo vamos a responder a estas situaciones. No interesa si nos han traicionado, eso no quiere decir que no seamos inteligentes, ni capaces, ni buenos, simplemente caímos en las manos equivocadas por esperar lo mejor del otro. No es tonto de nuestra parte esperar lo mejor, es que a veces lamentablemente las cosas no resultan cómo uno las espera. 

Aprendamos a movernos por la vida con confianza en nosotros mismos, siempre tratando de dar lo mejor, sabiéndonos merecedores de amor y respeto, evitemos enojarnos por haber sido ingenuos con alguien, en realidad poder confiar es una habilidad estupenda que no es justo que la perdamos por situaciones que no fueron dignas de nosotros. Siempre existe alguien que vale la pena, solamente tenemos que darle la oportunidad de que nos lo demuestren.

FUENTE:  http://psicologiapositivauruguay.com/2012/11/10/como-volver-a-confiar/

domingo, 23 de junio de 2013

¿Qué eS La LIPOTIMIA y CóMo ACTUAR?


¿Qué es la Lipotimia?


Lipotimia, síncope o desmayo es muy común y no reviste gravedad. De todas formas si la lipotimia se hace presente es necesario descartar posibles causas que pueden haberla producido, generalmente para verificar que no se trate de una epilepsia.
 La Lipotimia es una pérdida transitoria del conocimiento producida por una caída brusca de la presión sanguínea. Esta caída brusca de la presión se produce debido a una anoxia cerebral global, o sea, no llega el oxígeno suficiente a todo el cerebro debido a una disminución transitoria del aporte sanguíneo del mismo. La Lipotimia puede causar o no la pérdida de conocimiento, pero siempre es fugaz y su recuperación es rápida y completa. 

En la mayoría de los casos (95%) no se encuentra una causa justificativa para estos desmayos, pero en algunas ocasiones (5%) se han constatado como causantes enfermedades cardíacas.
Los que pueden ser variados son los factores que desencadenen el síncope: 

MIEDO – DOLOR – ESTRÉS – DEGLUCIÓN – TOS – CALOR 


En general ocurre cuando el sujeto se encuentra de pie, sentado o al incorporarse rápidamente; muy rara vez acontece cuando el sujeto esta tumbado. 



Lipotimia y Cómo Actuar

Como hemos citado la Lipotimia es un desmayo o síncope, que puede acarrear o no pérdida de conocimiento. 

Cuando se está por producir el desmayo el sujeto notará los siguientes síntomas: 

MAREO – SUDORACIÓN – MALESTAR GÁSTRICO – VISIÓN BORROSA – PALIDEZ.

Cuando se produjo la Lipotimia la recuperación de la conciencia se produce rápidamente al tomar posición horizontal (se restaura el flujo cerebral).


¿Qué es la Lipotimia?
Si el síncope fuera motivado por una enfermedad cardiaca, ocurrirá de forma brusca o tras algún esfuerzo. 

Si tienes la mala suerte de presenciar una Lipotimia es necesario que sepas como actuar para ayudar al sujeto afectado

Lo primero que deberás hacer es ayudarlo a tenderse y levantarle las piernas sobre el nivel del corazón. En caso de que el espacio no ayude siéntelo en una silla, inclínelo hacia delante y colóquele la cabeza entre las rodillas, el tórax o la cintura. 


También tenga presente:

• que corra el aire
• que no quede expuesto al sol
• que no se agolpe una multitud a su alrededor
• poner su cabeza de lado para evitar que la lengua caiga y pueda obstruir la vía aérea, o por si vomita
• no permitirle incorporarse rápidamente
• no darle nada por boca hasta que haya recuperado el conocimiento completamente. 


 

FUENTE:  http://www.primerosauxilios.org/primeros-auxilios/que-es-la-lipotimia.php

sábado, 15 de junio de 2013

*10 SeCReToS PaRa SeR FeLiZ



1.- La Actitud

La Felicidad es una elección que puedo hacer en cualquier momento y en cualquier lugar. Mis pensamientos son los que me hacen sentir feliz o desgraciado, no mis circunstancias. Sé capaz de cambiarte a ti mismo, y el mundo cambiará contigo.
Recuerda que lo único que puedes controlar en el mundo son tus pensamientos...

2.- El Cuerpo

Mis sentimientos son influenciados por mi postura. Una postura adecuada genera una disposición feliz.
Es importante también que hagas ejercicio, éste nos libera del estrés y genera la secreción de endorfinas, que hacen que nos sintamos bien. Mira siempre hacia arriba y solo podrás reír, pues no conozco a nadie que haya podido llorar en esa postura.

3.- El Momento

 
La felicidad no esta en los años, meses, en las semanas, ni siquiera en los días. Solo se la puede encontrar en los momentos. "Hoy es el mañana de ayer"... además la vida siempre tiene derecho a sorprendernos, así que aprende a vivir el presente sin ninguno de los traumas del pasado ni las expectativas del futuro. Recuerda que la Felicidad no es una meta, sino un trayecto. Disfruta de cada momento como si en él se combinaran tu pasado, tu presente y tu futuro.

4.- Nuestra Propia Imagen

Debo aprender a amarme a mi mismo como soy. Creer en ti mismo da resultados. Cuanto más te conozcas, mayor será tu ventaja con respecto a los demás.
Hammarshold decía: "El camino más difícil es el camino al interior"... pero, al menos una vez en la vida, debemos recorrerlo.

5.- Las Metas

¿Sabes cuál es la diferencia entre un sueño y una meta?
Una meta es un sueño con una fecha concreta para convertirse en realidad. Un sueño es solo un sueño, algo que esta fuera de la realidad... así que atrévete a soñar,
pero atrévete también a lograr que esos sueños se hagan realidad!. "Apunta hacia la Luna, pues aunque te equivoques, llegarás a las estrellas..." Y cuando te pongas una meta difícil o creas que tienes un sueño imposible, recuerda que el éxito es solo la recompensa, pues lo que vale es el esfuerzo.

6.- El Humor

La sonrisa es muy importante para mejorar la autoestima. Cuando sonreímos, aunque no sintamos nada, nuestro cerebro lo entiende como una señal que todo va bien y manda un mensaje al sistema nervioso central para que libere una sustancia llamada beta-endorfina, que da a la mente una respuesta positiva. Dicen que una sonrisa cuesta menos que la electricidad, pero que da más luz. Además, con cada sonrisa siembras una esperanza.

7.- El Perdón

Mientras tengas resentimientos y odios, será imposible ser feliz. Lo maravilloso del perdón no es que libera al otro de su eventual culpa, sino que te libera a ti de un sufrimiento.

8.- Dar

Uno de los verdaderos secretos para ser feliz es aprender a dar, sin esperar nada a cambio. Las leyes de la energía te devolverán con creces lo que des. Si das odio, recibirás odio, pero si das amor, recibirás invariablemente amor.
Solo el que aprende a dar está en camino descubrir la verdadera felicidad.

9.- Las Relaciones

La sinergia es unir fuerzas y caminar juntos para conseguir cosas. Siempre que dos o más personas se unen en un espíritu de colaboración y respeto, la sinergia se manifiesta en forma natural. Entiende a las personas que te rodean, quiere a tus amigos como son, sin intentar cambiarlos, porque cuando te sientas mal, el verdadero amigo estará allí para apoyarte y brindarte todo su amor. Así que cultiva tus amistades, ellas nos son gratis!. La amistad, al igual que la mayoría de los sentimientos, debe fluir de manera natural.

10.- La Fe

La fe crea confianza, nos da paz mental y libera al alma de sus dudas, las preocupaciones, la ansiedad y el miedo.
Pero no te asustes cuando dudes, pues bien decía Miguel de Unamuno: Fe que no duda es fe muerta". Dicen que el hombre llega a ser sabio cuando aprende a reír de si
mismo. Ríe, ríe alegremente... y el mundo reirá contigo.


FUENTE:  http://www.leonismoargentino.com.ar/Ref10Secretos.htm

domingo, 9 de junio de 2013

*¡DeFieNDe TuS DeReCHoS!

A veces no somos conscientes de cómo actuamos con los demás.
Otras veces, no nos damos cuenta de cómo los otros actúan con nosotros.

En ocasiones dejamos pasar situaciones en las que alguien invade nuestros derechos como persona.
Pensamos: “solo ha sido un grito”, “está triste, por eso me trata así”, “no puede con todo lo que hace, es normal”…

Pero si alguien te trata mal o tiene una mala conducta hacía ti, a menudo… no es justificable. No te mereces ese mal trato. Tú también tienes unos derechos y no sólo unas obligaciones con los demás.

Dí no cuando lo desees.
Dí sí cuando te apetezca.
Siempre respetando los derechos de los demás. Por supuesto.


Hay personas que viven enfadadas. Que casi todo les sienta mal. Parece que no se dan cuenta de que los demás, son ellos mismos. Cuando insultan a alguien, cuando te infravaloran o te humillan… están mirándose en ti. Tú eres entonces un espejo ante ellos (aunque no lo sepan). Piensa: todo lo que ellos te dicen, se lo están diciendo a sí mismos. Muchas veces esas personas no son felices. Entonces, no les gusta verte a ti feliz e inventan historias para que dejes de serlo. Si no son ellos felices, ¿por qué ibas a serlo tú?

Abre los ojos. Date cuenta de esas situaciones y ten contigo el mismo respeto que le das a los demás.

Tú también eres importante.
Tú también tienes unos derechos.
Defiéndelos.

FUENTE:  http://www.tarotymagiablanca.com/t16429-defiende-tus-derechos

martes, 4 de junio de 2013

*SóLo Tú PueDeS JuZGaRTe a Ti MiSMo

 

Nunca te conviertas en una víctima. No aceptes la definición de tu vida por lo que te dicen los demás. Defínete a ti mismo.
-Harvey Fienstein 
¿Cuántas veces nos han dicho que somos de tal o cual manera? ¿Cuántas veces nos han dicho que hemos hecho algo mal y nos han hecho sentir culpables por cosas que nosotros, en nuestro interior, considerábamos que eran correctas? ¿Cuántas veces nos hemos dejado llevar por lo que los demás opinan de nosotros?

Es algo muy común que los demás nos den su opinión sobre cómo somos o lo que hacemos. Nosotros también lo hacemos de las otras personas. Lo que no es bueno es tomarse esas opiniones al pie de la letra, pensar que la opinión de los demás es la verdad absoluta y que lo que los otros digan sobre nosotros nos define como personas y que sus juicios sobre lo que hacemos son siempre acertados.

No debemos dejar un poder tan grande en manos de los demás. Muchas veces se equivocarán, otras veces pueden tener una opinión diferente de la nuestra sin que ninguna de las dos sea la única válida e incluso, en ocasiones, la gente puede hacer valoraciones o críticas sobre nosotros para hacernos daño.

La última palabra sobre quiénes somos y si lo que hacemos está bien o está mal debe estar en nosotros mismos. Nadie más debe poder juzgarnos y definirnos. Como dice la cita de hoy “Defínete a ti mismo”. Si dejar esa responsabilidad en manos de los demás, te conviertes en una víctima.

FUENTE: http://www.miautoestima.com/juzgarte-ti-mismo

COMPARTE EN REDES SOCIALES